Vocaciones

“Nos has hecho para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que repose en ti.” (San Agustín)

“No me habéis elegido a mí, yo os elegí a vosotros.” (John 15:16)

 Tú no eres producto del azar. Has sido creado con un propósito. Dios tiene una misión para ti que solo tú puedes cumplir. ¿Sabes cuál es?

“VOCACIÓN” significa que Dios te está llamando a una manera muy particular de servirle. ¿Lo estás escuchando?

“DISCERNIMIENTO” es un proceso de escucha en que se intenta averiguar qué está diciendo Dios.

“IDEAL PERSONAL” es un concepto dentro de la espiritualidad del Movimiento de Schoenstatt. Se refiere lo que Dios quiere que seas cuando estés totalmente configurado con Jesucristo.

¿Quién te va a decir quién eres? Debe ser una persona que te conoce mejor que nadie. Debe ser la persona que te conoce mejor que te conoces a ti mismo. Esa persona es DIOS.

 

 

ESTADOS DE VIDA CRISTIANA

Cada uno de nosotros tiene una misión especial y personalísima. Pero normalmente, esa misión forma parte de uno de los más amplios “estados de vida cristiana”:

– vida consagrada: una vida de entrega indivisa de sí a Dios por la profesión y la vivencia de la perpetua virginidad, pobreza y obediencia. Hay muchas formas de vida consagrada: vida religiosa con votos, institutos seculares, sociedades de vida apostólica, vírgenes consagradas y ermitaños.

– sacerdocio: ministerio ordenado de los sacramentos, especialmente la Eucaristía y la Reconciliación, y de la palabra de Dios, actuando en la persona de Cristo el Buen Pastor, Cabeza de la Iglesia. Como ministerio de paternidad espiritual, sólo los varones pueden ser sacerdotes. Hombre que pertenecen a la vida consagrada pueden ser ordenados sacerdotes. Los sacerdotes que no forman parte de la vida consagrada se llaman sacerdotes diocesanos. En el rito latino, tanto los sacerdotes consagrados como los diocesanos son célibes; es decir, que no se casan.

– diaconado: ministerio ordenado de servicio a la Iglesia. Los hombres casados pueden ordenarse diáconos.

– matrimonio: ser signo visible del amor entre Cristo y su Iglesia, por medio de la unión fiel e inquebrantable con una sola persona del sexo opuesto and por medio de la procreación y educación de hijos.

– vocación laical: llevar el Evangelio al mundo en cualquier campo de trabajo

 

¿CÓMO LO SABRÉ?

La mejor manera de conocer tu vocación es cultivar una relación profunda con Dios Padre, con Jesucristo y con el Espíritu Santo. Una personal que esté discerniendo su vocación debe:

– Asistir a Misa frecuentemente. Todos los días, si es posible.

– Confesarse. Una vez al mes es una buena regla general.

Participar en adoración eucarística. La oración personal y silente es esencial para escuchar la voz de Dios. Si se hace en la presencia real de Jesús, ¡mejor!

– Conságrate a la Virgen. Ella cumplió fielmente su vocación mejor que nadie. Ella te puede ayudar a cumplir la tuya,

– Haz lectura espiritual. Meditata en la Sagrada Escritura. Examine los comentarios bíblicos de los Padres de la Iglesia. Rumia  los escritos de los grandes maestros espirituales del catolicismo, como Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, Santa Teresita del Niño Jesús, Santa Catalina de Siena, San Francisco de Sales, San Ignacio de Loyola…

Alguien que quiere escuchar la voz de Dios debe también cumplir los Mandamientos y crecer en la virtud, especialmente la fe, la humildad y la caridad. ¡El pecado no hace ciegos y sordos!

¡Busca buenos consejos! Pídele ayuda a alguien que tenga experiencia de la vida espiritual. Recibe dirección espiritual.

¡Aprende más! Visita comunidades religiosas y seminarios. Habla con Directores Vocacionales.

 

La espiritualidad de Schoenstatt intuye que Dios nos comunica su voluntad de tres maneras, que llamamos “voces”:

La voz del alma; Cuando Dios habla, normalmente entra una profunda paz interior en el corazón.

– La voz del tiempo: Dios también revela su voluntad a través de los acontecimientos de la vida.

– La voz de ser: Nuestra identidad, personalidad, temperamento… Todo esto también dice algo sobre lo que Dios quiere de nosotros.

 

¿TIENES VOCACIÓN DE ESCLAVO DE LA EUCARISTÍA Y DE MARÍA VIRGEN?

Los Esclavos de la Eucaristía y de María Virgen somos una Comunidad de hombres de votos religiosos públicos. Muchas de los que entran en nuestra Comunidad eventualmente se ordenan sacerdotes.

Por favor investiga nuestra página web para conocer nuestro carisma y misión en la Iglesia.

Si sientes que Dios te está llamando a nuestro estilo de vida, por favor comunícate con el Director de Vocaciones:

P. Benjamín María (Wilkinson), SEMV

vocsemv@yahoo.com